Los nuevos retos en los Ministerios de Salud y Ambiente

El gabinete Bermúdez juramentó en Palacio de Gobierno y en Bicho Raro te contamos los detalles más importantes en las agendas de Salud y Ambiente.

Ya tenemos ministros confirmados, bichxs. Violeta Bermúdez, abogada constitucionalista, especialista en género y poblaciones vulnerables, será la encargada de presidir el nuevo Consejo de Ministros. Se trata de la sexta cartera ministerial de los últimos dos años y medio. Martín Vizcarra llegó a juramentar con cuatro gabinetes y menos de una semana duró el equipo convocado por Manuel Merino. Continuidad es lo que urge en el Poder Ejecutivo. 

Sabemos que la ciencia también es política y especialmente en temas tan urgentes como la salud y el medio ambiente. Es por ello que preparamos esta nota para contarles los retos y la agenda prioritaria que se tienen al frente de estos dos gabinetes. Mientras que en el Ministerio de Salud (Minsa) regresa la doctora Pilar Mazzetti, el Ministerio del Ambiente (Minam) estará comandado por Gabriel Quijandría Acosta. 

Continuidad en el Minsa

La médica cirujana y neuróloga Pilar Mazzetti regresó al despacho del Ministerio de Salud. Aunque fue convocada para continuar luego de la vacancia presidencial, Mazzetti Soler rechazó formar parte del gabinete liderado por Ántero Flores-Aráoz. “Mis valores y sentimientos han sido la energía y fuerza para continuar a pesar del cansancio y dificultades encontradas. Bajo las actuales circunstancias y el conflicto que estas me generan, lo lamento, pero no puedo continuar”, señaló en un comunicado de prensa.

Mazzetti, desde la llegada de la pandemia a nuestro país, ha trabajado de cerca para combatir la expansión del virus. Fue jefa del Comando de Operaciones COVID-19 creado el pasado mes de abril para tomar medidas transversales contra el coronavirus y asumió como Ministra de Salud a mediados de julio en momentos críticos. El gabinete ya lo conocía luego de haber liderado el despacho por primera vez entre febrero de 2004 y julio de 2006 durante el mandato de Alejandro Toledo. 

Nuestro país llegó a alcanzar el récord de mayor número de muertos por millón de habitantes a fines de agosto por COVID-19. La transparencia en las cifras se le agradece a Mazzetti, quien tomó el puesto conociendo de cerca detalles del número de recursos hospitalarios necesarios en cada región del país. Concretó acuerdos para que laboratorios internacionales realicen ensayos clínicos de vacunas y firmó convenios para la adquisición de dosis con otras compañías. 

Plan contra la segunda ola

El lunes 9 de noviembre, horas antes de la destitución de Martín Vizcarra como presidente, Mazzetti y su equipo dejaron un documento para hacer frente al nuevo coronavirus. La resolución ministerial Nº 928-2020 llamada “Plan de preparación y respuesta ante posible segunda ola pandémica por COVID-19 en el Perú” plantea una atención diferenciada en los tratamientos de personas con y sin COVID, el incremento de las pruebas moleculares, campañas de vacunación en poblaciones vulnerables y mejor comunicación con los gobiernos locales y regionales.

El exministro de Salud, Víctor Zamora, declaró para La República que son tres los retos que deberá afrontar de aquí hasta marzo el Minsa. Primero, garantizar la vacuna contra la COVID-19 para los grupos de riesgo, personal de salud, las fuerzas armadas y la policía nacional. Segundo, asegurar el regreso a las aulas escolares de forma segura priorizando la vacuna también a los profesores y, por último, materializar la apropiada realización de los próximos comicios electorales. 

Aunque los puntos cruciales de la pandemia parecen superados, la gran misión de Mazzetti es mantener y reducir el número de infectados para la reanudación gradual de todas las actividades económicas. Su continuidad en el gabinete de Salud es una noticia alentadora para este gobierno de transición que pronto volverá a lidiar en primer plano con la pandemia dejando de lado la convulsión política que parecía interrumpir las medidas y planes que se venían ejecutando.

Nuevo ministro del ambiente

Gabriel Qujandria Acosta, es el nuevo ministro del Ambiente. Es máster en Administración de Recursos Naturales en INCAE Business School Alajuela de Costa Rica y cuenta con más de quince años de experiencia en gestión de desarrollo sostenible, conservación de biodiversidad y cambio climático. Es experto en temas ambientales. En el 2011, ocupó el cargo de viceministro de Desarrollo Estratégico de los Recursos Naturales del Minam proponiendo investigaciones en su periodo de gestión acerca de los recursos ambientales y el desarrollo de conflictos. 

Pendientes en la agenda

Estos son algunos de los retos que debe asumir la cartera del Ministerio del Ambiente.

Según el informe la sombra del petróleo, han ocurrido alrededor de 474 derrames, la mayoría perpetrados del 2000 al 2019. Durante la pandemia, este problema no ha sido ajeno. Según Convoca, se presentaron 14 derrames de petróleo en abril de este año. La mayoría de ellos ocurridos en la zona de la amazonía peruana. 

Otro problema que continúa latente es el tema de los incendios forestales. Los últimos reportados por el Centro de Operaciones de Emergencia Regional (COER) se dieron en la región de Áncash, provincia de Huari. Fue en los distritos de Anra y Huarimaza donde se dio el daño de más de 15 hectáreas de áreas naturales. 

Por otro lado, está el tema de incorporar un enfoque indígena en los módulos de monitoreo de bosques del país. El Ministerio del Ambiente deberá continuar en la idea de enfocar la conservación de bosques y áreas naturales junto a las comunidades indígenas brindándoles la potestad de administrar un adecuado cuidado de estas zonas, a fin de que juntos puedan trabajar en conjunto para su conservación y cuidado. De esta manera, se hace partícipe a las comunidades y sus voces serán escuchadas en el proceso. 

Por último, otro problema urgente en la agenda será el resolver los conflictos socioambientales entre las comunidades nativas y la actividad minera. Según el informe de la Defensoría del Pueblo en el Reporte de Conflictos sociales N 197”, correspondiente al mes de julio de este año, se han presentado más de 192 conflictos sociales registrados, 142 activos y 50 latentes. La mayor cantidad se desarrollan en los departamentos de Áncash y Cusco con 20 casos cada uno y Loreto con 19. 

¿Creen que logremos ver resultados en los gabinetes de Salud y Ambiente durante el gobierno de transición, bichxs?

Comentarios